martes, octubre 25, 2005

MAS ALLA DE LA PIEL

Más allá de la piel
o el trabajo maravilloso de Isabel Croxatto
Nadie menos experto que yo en danza moderna o en danza en general. Simplemente soy un hombre sensible al arte y a las vinculaciones emocionales - y particularmente eróticas - de sus variadas expresiones. Después de ver muchas obras y no “sentir” una conexión con lo que pasaba en los escenarios, me encontré con Diosas de Isabel Croxatto y Abundanza. Y ahí cambió la realidad.
Fui, entonces, al Baquedano a ver Más allá de la piel de Isabel - como coreógrafa y no bailando como otras veces – pues esta vez eran los bailarines del Ballet Nacional Chileno, que está de aniversario.
Isabel nos ha dicho de su obra: "Veo un gran cuerpo formado de muchos cuerpos, que se va mostrando poco a poco, sugerente, humano, vulnerable, en la danza. Un cuerpo que atraviesa las capas y devela. Que descubre y se descubre. Es atravesar la guerra, la dictadura, los discursos políticos, el campo de concentración, la pérdida, atravesar la propia danza, la cruel muerte y salir con vida, enfrentándola para volver a confiar y creer".
Yo sentí, desde mi asiento, ese cuerpo palpitando, los glóbulos blancos desplazándose en busca de agruparse para proteger el interior del ser humano, los órganos vivos, agitados o placenteros, pero viviendo con intensidad las pulsaciones de una música que combina suavemente lo moderno con lo clásico. Sentí a la persona desplazándose desde su origen hacia su muerte, pasando por toda la vida, tan dinámica y enérgica como es posible imaginar. Sentí al ser humano moviéndose por dentro de sí en busca de la armonía. Me sentí penetrando un cuerpo casi divino, múltiple y único, que quizás es mi propio cuerpo después de muerto o antes de vivir como cada mañana.
Percibí que mi cuerpo tiene mundos por dentro y que ellos viven sus propios sueños y mi conciencia sólo es capaz de coordinar esos sueños, pero jamás dirigirlos ni manipularlos.
No sentí el drama político que Isabel propone: tal vez porque lo vivo intensamente en el proceso diario de contradicciones o quizás porque ella habla del compromiso, en una sociedad que hoy por hoy sólo se compromete sobre intereses, pero pocas en ideas o proyectos.
Pero percibí que desde esas palpitaciones de glóbulos blancos y el silencio de los glóbulos rojos, es posible hacer nacer una idea que llegue a ser de todos.

1 comentario:

Isabel Croxatto dijo...

Jaime, gracias por asistir al rito de la danza, por referirte a mi obra, y devolvernos la pelota, a mi y a todos los involucrados.

Tu mirada es un privilegio ¡

Comentar abiertamente los acontecimientos y procesos de todo orden es un ejercicio que enriquece y eleva el dialogo.

Un cariñoso abrazo,

Isabel Croxatto