miércoles, octubre 19, 2005

Chile cae en el rank....

Chile cae en el ranking de la transparencia.
Todos estos sistemas de calificación me merecen reparos, pues no sé si hay tantos capaces de ver “pajas en ojo ajeno, cuando no ven las vigas que dejan a la vista”. Pero, lo importante es que hay cierta credibilidad internacional en el asunto y se dice que Chile está entre los países menos corruptos del mundo, aunque aun nos falta para estar entre los diez primeros.
Sospecho que esta leve caída tiene más que ver con la imagen proyectada que con hechos reales En efecto, cierta prensa y la derecha se han dado en proclamar que todo acto de las autoridades es corrupto, logrado generar una sensación tremenda de que las autoridades y los políticos son todos corruptos. Yo puedo sostener que les falta coherencia y lealtad, pero no me atrevería a afirmar que son ladrones, coimeros o aprovechadores.
Pero en verdad dos hechos deben haber afectado a nuestra imagen. El primero es que ya está casi probado que un sobrino político de Lagos habría intervenido de manera equívoca en los dineros de la campaña presidencial, usando recursos de origen público, en la no despreciable suma de 6.000 dólares. Toño Lara, en su blog Lamesadelcafe, se burla de la cifra, diciendo que ello no daría ni para investigación en otros países de la región. Estoy de acuerdo con él, porque es increíble armar tal escándalo por un eventual aprovechamiento que puede ser reparado con menos de lo que vale un auto usado. Pero ello debe haber ocasionado un deterioro de nuestra imagen.
El segundo se refiere al General Pinochet, quien tendría casi 100 millones de dólares, cuyo capital inicial sería producto de la apropiación de dineros fiscales confiados a él y de comisiones recibidas por acciones de comercio de armas mientras era comandante en jefe del ejército. Es decir, conductas delictuales de decenas de millones de dólares, con enorme daño y pocas posibilidades de recuperación. Nosotros, los chilenos, nos hemos creído tan macanudos, que hasta nuestros dictadores tendrían que ser mejores y no robar como lo habían Trujillo, Batista y otros del continente. Y resultó que no era así, sino que en Chile también se daban estos delitos.
Hemos bajado, pero la propia transparencia exige que digamos las cosas, para que la gente crea en lo que puede creer de verdad.

2 comentarios:

Julio Fuentes dijo...

El informe del Indice de Percepción de la Corrupción (IPC) , del 07 de Octubre del 2003 , ubicaba a Chile en el lugar número 20, entre 133 países comparado con Irlanda y EE.UU que estaba en el 18 y Japón e Israel en el 21 , era un buen lugar. La baja en el ranking en estos últimos años, muestra dos grandes cosas :
1) que en esta última muestra se encuentra en el lugar 21 dentro de 159 países.
2) Que la baja en el ranking es mínima en comparación a que en el IPC del años anteriores, convengamos que Francia por ejemplo estaba en lugar 23 junto a España, hoy Francia se encuentra en el 18 y España se queda pegado en el 23 y más aún que dos terceras partes de los países analizados recibieron una puntuación inferior a cinco sobre diez. Mientras, según Transparencia Internacional, prácticamente la mitad de los incluidos en el índice, se llevaron menos de un tres, poniendo de manifiesto un problema grave de corrupción mundial
Según mi entender el aumento del universo donde se mide el IPC , aumentó el 16% en 2 años, reflejando una magnitud mayor de encuestados, con una signifícancia mínima de 0,1 punto de diferencia, con respecto a años anteriores (7,4 – 7,3 respectivamente ),para Chile
El IPC, tiene su fundamento en encuestas elaboradas (11 para Francia y 10 para Chile) con un rango de confiabilidad bien notorio (7.0 a 7.8, para Francia y 6.0 a 7.7 para Chile), si deseamos hacer esta comparación con un país desarrollado como Francia, el cual según mi análisis, sería la causa real de nuestra baja, encontraremos que esta potencia mundial ha ido mejorando su ranking, producto de una inteligente estrategia que han llevado a cabo las centenares de Agencias de Inteligencia económicas , especialmente las estatales y en conjunta participación con las agencias semi-estatales que prestan servicio a Francia. Ejemplo estas agencias se encargan de buscar información y entregar a Transparencia Internacional, para que sean incorporadas en la evolución, especialmente en países donde existe amenaza latente de productos de exportación, vino , carne , pescado etc., y cuyo destino sea la Comunidad Europea de Naciones, EE.UU Y JAPON.
Por otra parte las encuestas, son en definitiva herramientas que toman la percepción de un factor determinado, donde juegan un gran papel los medios de comunicación, los cuales son ellos los responsables de hacer que la ciudadanía reciba lo estratégicamente inteligente. Es por eso que estas mediciones de percepción, deben tomarse como tal percepciones. Al realizarse comparaciones con los resultados de los años anteriores por ejemplo, éstas deben basarse en el puntaje del país,no en su rango. El rango de un país puede cambiar fácilmente si entran nuevos países en el índice y otros salen. Un puntaje más alto indica que los encuestados tuvieron percepciones más positivas, mientras que un puntaje menor sugiere que la percepción de los encuestados cambió negativamente. Sin embargo, los cambios interanuales del puntaje de un país no resultan únicamente de un cambio en la percepción del desempeño del país sino también de un cambio de muestra y de metodología. Algunas fuentes no están actualizadas y deben ser rechazadas, al mismo tiempo que se adicionan fuentes nuevas y confiables. Con diferentes encuestados y
metodologías ligeramente diferentes, el cambio del puntaje de un país puede estar relacionado también con el hecho de que se hayan recolectado diferentes puntos de vista y a que se hayan hecho preguntas diferentes. El índice suministra ante todo un vistazo anual de los puntos de vista de empresarios y analistas de países, y no tanto un enfoque acerca de tendencias interanuales.
Es muy complicado basar constataciones comparativas acerca de los niveles de corrupción en diferentes países a partir de datos puramente empíricos, por ejemplo, comparando el número de acusaciones o casos judiciales. Este tipo de datos a grandes rasgos no reflejan niveles reales de corrupción, sino más bien la calidad de los fiscales, de
los tribunales o de los medios de comunicación para revelar la corrupción. Por lo tanto, el único método para compilar datos comparativos es basándose en la experiencia y en la percepción de aquellos que están confrontados más directamente con las realidades de la corrupción.
Hay que tener cuidados por ejemplo cuando los medios de prensa dicen que Venezuela es el país más corrupto de América, El IPC se basa en encuestas, las cuales son vistazos en el tiempo y reflejan tanto opiniones como experiencia. Además, en el mundo existen más de 200 naciones soberanas y el IPC clasifica solamente 159, cuya cobertura irá en aumento en relación con el hecho de que se han encontrado más fuentes válidas y confiables que han podido ser incorporadas, fuentes que pueden ser manipuladas , conforme a intereses políticos multinacionales.
El nuevo IPC señala altos niveles de corrupción en varios países ricos así como en otros más pobres, haciendo imperativo que los países desarrollados hagan respetar las convenciones internacionales para combatir el soborno por parte de las compañías internacionales, y que las empresas privadas cumplan sus obligaciones ante la Convención Antisoborno de la OCDE, al saber cesar el soborno de funcionarios públicos alrededor del mundo, corrupción para nuestras leyes”.
Bueno, cuando Usted dice “Sospecho que esta leve caída tiene más que ver con la imagen proyectada que con hechos reales”, según mi análisis comparto completamente su cometario, lo que no comparto es que Matías de la Fuentes sea un hecho que incida en el IPC., en cambio lo de Pinochet es un hecho que claramente es y será relevante en este año y el próximo.
Lo de Matías de la Fuente es probable que incida en el próximo IPC, ya que según mis fuentes ese hecho no habría sido aún incorporado.
No debemos dejar de establecer que el IPC demuestra que la corrupción no está presente únicamente en países pobres. Hay niveles de corrupción preocupantemente altos en países europeos como Grecia e Italia, y en países potencialmente ricos en petróleo como Nigeria, Angola, Azerbaiyán, Indonesia, Kazajstán, Libia y Venezuela.
Finalmente, creo oportuno entender, lo que comentó Peter Eigen, Presidente de Transparency Internacional , en IPC de 2003…
“Los países ricos deben proporcionar apoyo práctico a los gobiernos de países en vías de desarrollo que demuestren la voluntad política para luchar contra la corrupción. Aquellos países con un alto nivel de corrupción no deberían ser penalizados, puesto que necesitan urgentemente de apoyo, el apoyo debe ir de la mano de un respaldo internacional para que la sociedad civil pueda monitorear la implementación de estas estrategias. Además, insistió, los países donantes y las instituciones financieras internacionales deberían asumir una línea más firme, cortando el apoyo financiero a los gobiernos corruptos y poniendo en la lista negra a las compañías internacionales que hayan sido descubiertas pagando sobornos en el extranjero “.
Hoy los partidos políticos, las cortes y la policía fueron identificados como las tres áreas más CRITICAS , una mejora aquí llevaría a una positiva referencia para las próximas lecturas y de paso corregiría el patrón de confianza en la autoridad a nivel mundial.
La pregunta que hay que responder, es a quienes les conviene estar en estos momentos mejor ranqueados en el IPC., a los países ricos o a los países pobres, a los desarrollados , en vías de desarrollo o subdesarrollados ,ese cuento lo dejaremos para otro análisis….
Tres cartas , el Mago ,el Diablo y la Sacerdotiza, han sido los inspiradores de este comentario

Antonio Lara dijo...

Me parece no menor la ubicación en este indicador, que es importante para países como éste. Si fuera por nuestros medios de comunicación estaríamos como 158,lo que demuestra que a los únicos lesos que nos bajonea la prensa y la TV es a nosotros, afuera no les creen. Si tomaramos esa actitud- que no tiene nada que ver con complaciente- seríamos más tiradores para arriba.