viernes, junio 05, 2009

EL ARCA DE MOED, de Sergio Melnick

ESTA FUE MI INTERVENCIÓN EN EL LANZAMIENTO DEL LIBRO ayer 4 de Junio, un brillante acto en el que participó también Fernando Paulsen. Felicito a Mariana Hales y Andrea Trufello por la exitosa organización del evento.
Muy buenas noches.
Agradezco esta oportunidad de decir algunas palabras en la presentación del libro EL ARCA DE MOED de mi amigo Sergio Melnick, que espero los inquieten mucho respecto del libro y los tranquilicen algo respecto de su autor.
Muchas veces me ha tocado presentar libros de autores y temas diversos. Confieso que nunca eso me ha significado problema. Más bien, ha sido un desafío interesante, una oportunidad para exponer puntos de vista propios o comentar los del autor.
Pero, esta vez, las cosas no se presentan con facilidad. Porque se trata de un autor diferente, un hombre con imagen pública MUY distinta de lo que es en realidad, un personaje misterioso de la vida contemporánea. Figura llamativa, personaje controvertido en ciertos ambientes, de opiniones tajantes pero siempre fundadas, argumentador implacable, apasionado y cerebral al mismo tiempo.
Y porque su obra también es diferente, es atípica, especial. Una novela esotérica.
Espero que luego de esta presentación les den deseos incontrolables de leer, palpar, gozar, saborear, esta peculiar obra de la creación de Sergio Melnick. A mí me pasó, cuando la fui conociendo desde las primeras versiones en borrador, algo verdaderamente increíble: una especie de ansiedad por conocer a los personajes que se van dejando caer línea tras líneas. En fin, ya iremos a eso.
Primero hablemos del autor.
Tengo en la retina aquel día de enero, debe haber sido por ahí por el año 1963 ó 1964, cuando en Concón, dos magas notables – Adela mi madre y Allegra la suya - sostenían un diálogo esotérico mientras un adolescente – yo mismo – y un preadolescente tímido – él - las observaban.
Vayan a jugar, dijo una de ellas, pero eso era imposible, pues yo era muchísimo mayor que él. A mí ya me interesaban las cosas de los que caminan hacia la adultez, mientras él, aterrado, no dejaba traslucir ningún interés. Sólo miedo.
Lo único que entonces podría habernos unido, a él no le interesaba: el fútbol. Confieso que me resulta increíble esta faceta de Sergio Melnick, pues el fútbol es uno de los hechos sociológicos más potentes de los últimos cien años a lo largo y ancho del planeta, trascendiendo religiones, costumbres, historias, habilidades, niveles económicos y, ahora, sexos. Pero, en fin, cada uno con sus defectillos.
Y no fuimos a jugar. Yo no quería jugar, prefería leer cerca del mar. Ese año estaba alternando dos lecturas: la Guerra del Pacífico de Gonzalo Bulnes y La Astrología como ciencia oculta de Oskar Adler. Si le hubiese dicho estos títulos de los libros que leía, se habría iniciado una amistad que llegó 30 años después. Y todo habría sido un desastre, porque nos habríamos saltado, tal vez, los caminos que cada uno debía recorrer en solitario, para traer experiencias distintas al oasis del segundo retorno de Saturno. O quizás habríamos tenido la trágica oportunidad de pelearnos por el amor de alguna mujer o distanciarnos cuando él se fue a Estados Unidos o cuando adhirió a Pinochet y yo estaba en la lucha por los derechos humanos y la democracia.
Me fui a leer y él se quedó allí.
Luego, muchas otras veces nos vimos en mi casa, en momentos tristes, dolorosos, neutros, unos mejores que otros.
Sergio se especializó en el futuro, lo que no le significó huir del presente, sino por el contrario, asumirlo en plenitud.
Hizo su opción de vida, se comprometió, ocupó posiciones destacadas. Fue visto con sospecha por muchos de sus cercanos, ya que no respondía a los estereotipos de los grupos con los que compartía posiciones o ideas.
Se tejieron fábulas e historias increíbles de grupos misteriosos, tucanes por ejemplo, alianzas ocultas, magos, maniobras hipnóticas sobre el gobernante, control de los rivales internos. En fin, todo elaborado por mentes acostumbradas a la conspiración y deseosas de desastres, crisis, confabulaciones y todo tipo de cataclismos.
Fue transitando por la vida, teniendo experiencias extremas, viviendo ilusiones y amores, asumiendo la paternidad y acercándose a su madre/maga en forma creciente y poderosa.
La religión, la espiritualidad, el pensamiento esotérico, los desafíos de la mente, de la tecnología y de la vida diaria, fueron encaminando los pasos hacia las manifestaciones más profundas e intensas del alma. Incursiona en todos los saberes, busca incansablemente.
Como EL LOCO del Tarot, cada día es para él una nueva posibilidad y se lanza a las aventuras más increíbles. Es posible verlo construir martillos, aprender Tarot, conducir su lancha por el mar de Papudo o comer pastas, todo con la misma dedicación y goce. Cada madrugada se levanta y mira el horizonte con nuevas inquietudes y asumiendo los desafíos como si se tratara de las realidades más sencillas.
Generoso hasta el extremo, misterioso con sus acontecimientos personales, inquieto por la política, gozador de la vida, libre de muchas ataduras; pero, aunque no se le note, sigue esclavizado por la comida y por el afán perfeccionista.
Mago, transformador de realidades, iniciador de mil caminos, lleva cientos de años en esa tarea. Paso a paso ha ido tejiendo su quehacer de hoy, cuando le toca pasar de la magia que ha ejercido por siglos, a una etapa superior: el acceso a la sabiduría.
Muchos pueden ser magos, porque para eso basta con conocer algunos secretos del mundo trascendente e insertarse correctamente en el mundo actual. La magia es útil; si es magia blanca es algo maravilloso y si es magia negra es algo tenebroso. El mago puede ser bueno o puede ser malo, pues el poder es el mismo.
Sergio nace en esta vida habiendo sido mago muchas veces antes. Por eso cree que su deber en esta ocasión es volver a serlo.
El sostiene haber sido Merlín. No se lo discutiré por ahora. Pero no fue ése su paso más importante. El ha sido, sobre todo, un mago que ha debido luchar muchas veces en la disputa entre los que hacen el mal y se aprovechan de ello y los que quieren hacer el bien. ¿Siempre del mismo lado? No, no, por supuesto que no. Ninguno de nosotros puede decir que ha sido siempre bueno o siempre malo. Lo importante es cumplir con la tarea asumida en cada encarnación.
El ha intervenido en esta lucha y con el correr de los siglos ha logrado consolidar su posición de mago trabajando por el acercamiento a Dios, al amor trascendente y las transformaciones hacia el mundo de la negentropía, del amor.
Pero hoy no ha nacido para ser mago. Eso ya lo fue, lo ha sido tantas veces como resultaba necesario.
Esta vez le corresponde asumir el camino de la sabiduría, que es la etapa superior del mago. Ser sabio. Y por cierto para comprenderlo ha hecho profundos recorridos, captando primero toda la información disponible en su entorno, reflexionando sobre ella y pasando por muchas etapas: el ejercicio del poder sin contrapeso, hasta experimentar la punta del puñal en la espalda; el dolor del abandono y el vacío; la de la desesperación de lo incomprensible; del amor y el desamor; la muerte inminente; todo lo que va dejando cicatrices como testimonio y recordatorio.
Desde los oropeles al silencio, desde la magia elemental a la sabiduría, desde la ingeniería a la numerología.
El tránsito de mago a sabio tiene casi siempre una exigencia: ejercer el profetismo. Como una especia de nuevo Ezequiel, Sergio fue recibiendo información, al comienzo incomprensible y luego más clara. Como todo profeta, ha debido internarse en el campo más duro – el enemigo - y hablar desde allí, para mostrar que hará la opción en el momento justo, confiando, como Elías, en que el señor hará caer el fuego sobre el cordero mientras los profetas falsos y los sacerdotes de los dioses inventados se desesperan porque pese a que lucen muchos brillos, pierden la paz interior y el sentido de la vida, sin lograr que se reciba la ofrenda corrupta.
Pero esta vez, a diferencia de Elías, el profeta Sergio sabe que no deberá pasar a cuchillo a los falsos profetas, sino invitarlos a caminar por las rutas abiertas por los héroes.
No se puede llegar a ser profeta y luego sabio, si no se han recorrido todas las etapas, si no se ha pasado por el barro y el pesar.
Y Sergio ha hecho gran parte del camino, involucrándose con el mundo que critica, para conocerlo bien y producir su transformación desde el corazón del sistema.
Me pregunto: ¿Será su destino el de Moisés, que en la víspera muere en el monte Nebo mientras sus tribus cruzan el río? ¿Será el de David, el que se hizo grande, pero que abusó del poder y portó su dolor hasta el fin de los días? ¿O será el del héroe que asume el camino correcto justo en el momento en que la bifurcación se hace irreversible?
DE ESTO TRATA LA NOVELA ESOTÉRICA QUE SERGIO NOS PRESENTA HOY.
EL ARCA DE MOED, alusión casi evidente al Arca de Noé, relato bíblico de bases muy verdaderas.
El libro nos habla de la bifurcación, de las opciones y de los múltiples caminos, de las tentaciones, de los desvíos, de las verdades aparentes y de las efectivas.
Para ello nos regala con preciosos mapas, diseños, árboles genealógicos, dibujos, colores. Con ellos tendremos mucha información, que nos será útil cuando queramos hacer el viaje propio.
Porque en definitiva de eso se trata: incitarnos a hacer un viaje hacia el interior de nosotros mismos, conocernos más y saber más del mundo. Todos y cada uno de los personajes del libro residen en el interior y en el exterior. Dentro de nosotros, pero también con una manifestación externa.
Es la historia de este trance de la humanidad, en los inicios de la era de Acuario, momento en el que la conciencia reclama nuestra acción y la acción reclama conciencia, para darnos cuenta de lo que hacemos.
Este libro contiene una propuesta y una esperanza, una descripción de lo que está pasando y una versión de un vehemente deseo de que suceda lo que soñamos.
Esta obra, permítanme que lo diga, es de aquellas que trascienden los momentos. El libro es bello, entretenido y hasta simpático. Pero también es serio, riguroso y profundo. Podrá leerse con el mismo sentido actual durante los próximos 300 años, que el tiempo que demoraremos en instalar los pilares del nuevo paradigma. Después de eso, no te decepciones Sergio, será un libro de historia o una novela de pura ficción.
Moed es uno cualquiera de nosotros.
Llegó la hora de la bifurcación de los caminos que se abren y se harán lejanos. Vivamos juntos, manteniendo el contacto, aunque sepamos que dramáticamente unos tomarán un camino y otros el restante. No hay caminos verdaderos y falsos: porque son verdaderos ambos, aunque uno conduzca a la trascendencia y el otro al inmediatismo. Lo importante es que tomemos el que nos corresponde y vivamos con él hasta el final.
Señoras y señores, queridos amigos, éste libro es el salto de Melnick al nuevo mundo.
Gebbal Tarik, el guerrero árabe, dio el salto, cruzó el estrecho de las columnas de Hércules (y que hoy lleva su nombre) y estando en el nuevo mundo que se abría a su disposición, hizo incendiar las naves, para que sólo hubiera un camino: hacia delante.
Sergio, como el Loco del Tarot, como el profeta, como Merlín, sabe que queda una sola opción: seguir avanzando hacia la sabiduría.
Y a eso nos convoca.
Gracias, Sergio.
EL LIBRO ESTÁ A LA VENTA EN LA FERIA CHILENA DEL LIBRO Y EN LIBRERÍA ANTÁRTICA

7 comentarios:

Carolina Fonck dijo...

Inspiradas palabras, don Jaime - sin conocer personalmente al autor del "Arca de Moed", pude hacerme una idea de la trayectoria espiritual (la única que vale, en realidad) de Sergio Melnick y despertó en mí el impulso de leer el libro, con la esperanza de encontrar algún guiño o inspirador consejo que guíe en este difícil, largo e interesante viaje al alma.

Fundación Parentesis dijo...

Hola!!!

Disculpa la intromisión pero es una información que podría ayudar a más de alguien y no tiene fines lucrativos.
Somos una fundación que presta ayuda gratuita y confidencial en temas de drogas. Te pedimos que visites nuestro Blog y ojalá te hagas seguidor de él. En ese lugar podrás encontrar información muy util para consumidores de alcohol y droga que quieran conocer formas de rehabilitación, haciendo consultas directamente o entrando al chat online donde serán asistidos por voluntarios que están preparados para orientarlos y contenerlos en caso fuera necesario de forma anónima y confidencial.

Entra a www.fundacionparentesis.blogspot.com y haz todas las consultas. O si prefieres llama directamente desde cualquier parte del país al 188 800 200 200. Llamada Gratuita y confidencial.

Te esperamos, Muchas gracias y nuevamente, perdón por la intromisión.

Webmaster dijo...

soy de Arica y creo que las palabras de sergio son mipensar, gracias por el aporte cultural de su libro, lo vi en nunca es tarde y grande....grande!!!

Anónimo dijo...

Jaime Hales, que buen comentario, que entretenido, de facil vocabulario ,muy tentador...de echo tengo el libro en mi velador , lo compre el domingo en la feria chilena del parque arauco, me traje a Talca, y solo espero el el tiempo para leerlo . creo sera esta noche , y como es un libro chico , me durara poco, además de una ilustracio llamativa....Sergio, Ud.2 son la dupla perfecta , entretenidos ,cultos,ironicos el uno con el otro ,casi sabios como dice tu amigo..no existe seducción mayor que el conocimiento, felicitaciones.

milf dijo...

1。那混合物是更缓慢的 ... 但是 Lexus 的即将到来混合版本 ' 将是比气体气体更快的唯一的版本如好地有多马力。不要自夸速度,但是我被吸引轮流开送行为 90,是警察给我一次休息。
2。那不是很
... 只是通过在城市乘公交车往返我储蓄过来 $ 5000/yr 与我的以前的汽车,吉普车切诺基相比。超过 5 年,会是 $ 更不用说会进一步增强我的储蓄的最近的比率远足的 20K。这样除非你是在你的父母的地产上吸的一个浪费的儿子,你的声明是一束公牛。

milf dijo...

3. 45 (90 r/t)
45mpg 天是 2 我的车上> 8 加>>比。那每天是 6 >仑的一笔>蓄, 120 月, 1440 每年者 5040 (根 3.5 元/) ... 加上它发表 1/10th CO2。多愚蠢是它不要骑一个,去算进今天和年龄。
4.缺少了解 ... 是真的,实际上我个人这样那样喜欢它我可能享受所有鼓励;税,合伙用车,免费停车米, prius 业主之间的秘密的信号,等等;这样自私地说那我真地在那里在享受在所有气体汽车业主上的所有权那没有一个想法多少我这辆汽车有的嬉戏。我 junked 我的 SL,郊区对我的 Prius ... 你应该也。

milf dijo...

3. 45 (90 r/t)
45mpg 天是 2 我的车上> 8 加>>比。那每天是 6 >仑的一笔>蓄, 120 月, 1440 每年者 5040 (根 3.5 元/) ... 加上它发表 1/10th CO2。多愚蠢是它不要骑一个,去算进今天和年龄。
4.缺少了解 ... 是真的,实际上我个人这样那样喜欢它我可能享受所有鼓励;税,合伙用车,免费停车米, prius 业主之间的秘密的信号,等等;这样自私地说那我真地在那里在享受在所有气体汽车业主上的所有权那没有一个想法多少我这辆汽车有的嬉戏。我 junked 我的 SL,郊区对我的 Prius ... 你应该也。