viernes, diciembre 16, 2005

Un grupo de ex alumn.....

Un grupo de ex alumnos de Mayorga le escriben esta carta, que me parece necesario compartir.
No estoy de acuerdo en todo lo que ellos dicen, pero no importa. Lo más clave es que en lo personal no le escribiré carta alguna a este abogado que se pasó a otro bando, pues no me extraña su conducta. Lo conozco bien y sé de sus motivaciones. He conocido conductas suyas que lo revelan de cuerpo entero, como por ejemplo cuando dejó botados sus cursos en la Universidad Nacional Andrés Bello en aquel momento en que siendo yo decano lo contraté como profesor. Porque lo conozco bien, no quise votar por él en las últimas elecciones del Colegio de Abogados. Acomodarse a la realidad puede ser una virtud, pero cuando ese acomodo es movido por intereses y no por convicciones, el tema es más complejo. He criticado a Girardi. Hay algo de lo mismo, que nos hace decir: algo “malhuele” en la política criolla.

Carta abierta a don Roberto Mayorga Lorca

Estimado Profesor Mayorga:
Desilusionados de su apoyo al candidato de la derecha, quienes suscribimos esta carta hemos compartido las aulas y pasillos de la Universidad de Chile, especialmente como estudiantes a mediados de la década de los 90. Tuvimos la alegría de tenerlo como un mentor que nos formó como profesionales y personas.
Fuimos cariñosamente acogidos en su casa, nos presentó a sus camaradas y hermanos de toda una vida. En la historia de su comunidad humanista cristiana vimos un progresismo que, desde entonces, hemos tratado de reproducir en la nuestra, algunas décadas después.
Somos profundamente humanistas cristianos, algunos militamos en la Democracia Cristiana y otros somos sólo simpatizantes. Estamos convencidos del rol del PDC en la Concertación Democrática. Creemos profundamente en la candidatura de Michelle Bachelet como la continuadora de Aylwin, Frei y Lagos, ya que valoramos los avances obtenidos desde el fin de la dictadura, esperanzados de que seguiremos progresando, como país, en hacer más justicia y mejorar las condiciones de los que aún esperan por nosotros. Por ello, no nos convoca su llamado. Hemos sido educados en los valores de la lealtad, la consecuencia, el humanismo y la vocación de servicio público. Entendemos esos valores como un compromiso profundo y una expresión de amor cristiano. Creemos que es mejor continuar el ejemplo que usted nos legó cuando aún era parte de nuestra comunidad. Por eso es que estamos con Bachelet, orgullosos de ser concertacionistas, confiados de que Chile está mejor con un PDC a este lado del camino y no en el de aquellos que han defendido sistemáticamente con sus votos en el Congreso, la mantención de un sistema político y económico que no se relaciona en nada con los principios que dicen defender. La justicia social a la que llaman nuestros profundos valores humanistas cristianos, no se logra con palabras y promesas vanas, sino que con hechos.
Cordialmente,

Jaime Baeza Freer
Fernando Dazarola Leichtle
Luis Eduardo Díaz Silva
Ma. Francisca Domínguez Meza
Ma. Cristina Escudero Illanes
Gabriel Méndez Serqueira
Ernesto Muñoz Lamartine
Sebastián Pavlovic Jeldres
Eugenio Ravinet Muñoz
Gabriel Reyes Seisdedos
Andrés Romero Celedón
Santiago, 15 de Diciembre de 2005

2 comentarios:

Kopax dijo...

Jaime,

Hay mucho por conversar. Espero siga en pie la propuesta del café en el Tavelli este domingo 18 a las 12 am.

Saludos

Cristian

Anónimo dijo...

Me parece interesante una carta de la doctora López en el diario el Gong

A PROPÓSITO DE BACHELET: AGNOSTICOS Y CRISTIANOS
- 12/17/2005 20:24

Señor Director:

Michelle Bachelet es agnóstica, pero es una agnóstica muy especial. Nacida en un hogar de la llamada familia militar, estudia Medicina, especializándose en Pediatría. Desarrolla su vida profesional en Hospitales y Consultorios del sector público [ese que siempre ha atendido a los trabajadores, a los pobladores, a los pobres]. No ha hecho de su profesión un negocio, como lamentablemente ocurre a veces, sino un apostolado de servicio a los más humildes, a esos que no han tenido 'éxito empresarial'. A lo mejor ella no ha sabido que Jesucristo dijo TODO LO QUE HICIEREIS POR UNO DE ESTOS PEQUEÑOS; POR MI LO HABEIS HECHO.

Michelle tuvo un padre que fue perseguido, torturado y muerto en prisión. Ella misma y su madre fueron encarceladas y torturadas, viéndose obligadas a vivir en el exilio. Pero ella, aun cuando tuvo poder como Ministra de Defensa o cuando se encontró con su torturador en el ascensor de su edificio, ha reaccionado con serenidad y con un digno silencio. Jamás ha usado su condición de víctima de abominables atropellos a los Derechos Humanos, aun cuando tendría todo el derecho a hacerlo. Es probable que ella no haya olvidado los horrores que vivió. ¡Como olvidar! Su serena dignidad da testimonio de que ella ha sido capaz de superar el rencor y de perdonar... Al parecer ella sin alardear de valores del cacareado 'humanismo cristiano' escuchó en lo más íntimo ese mensaje de Jesús que respondió al discípulo que le preguntaba cuantas veces era preciso perdonar, que había que perdonar hasta setenta veces siete.

Por esta mujer que no se autocalifica de cristiana pero que ha dado estos y muchos otros testimonios de profundos valores cristianos. Por esta mujer valiente y generosa que es acogida por mi Maestro que vino a salvarnos a todos y no sólo a los que se consideran perfectos, humanistas y [por añadidura cristianos]. Por esta gran mujer yo, que soy católica y trato de vivir el Evangelio de Jesús, y muchos otros creyentes, votaremos con entusiasmo, convicción y agradecimiento a una agnóstica que nos da testimonio de los valores cristianos que decimos profesar.

Dra. Haydee López Cassou